Cómo trabaja un Veterinario Homeópata


Narración de una persona que llevó a su perro al veterinario homeópata por primera vez.
“El otro día estuve con mi perro, Paco, haciendo una consulta con un veterinario homeópata. Fue una experiencia muy interesante. Ya al entrar al consultorio, note grandes diferencias, con las veterinarias convencionales. Es una casa, con una sala de espera muy amplia, donde se escucha una música muy suave y un aroma dulzón, diferente a cualquier otra veterinaria. Parece mentira, pero Paco, que normalmente se pone muy nervioso en las veterinarias, aquí estaba tranquilo y calmo.
Otra cosa que me llamó la atención fue que me dieron un turno, con día y hora. Igual que cuando una va al médico o al dentista.”



“Cuando entramos en el consultorio, y comenzó la entrevista, el doctor me preguntaba muchas cosas de mi Paco. Primero sobre el motivo de mi consulta, pero luego rápidamente, me llevó al terreno de su personalidad. Que como era, si tímido, si alegre, si triste, si agresivo etc. Cuando se enojaba, si se ofendía, si era de romper cosas o por el contrario dejaba sus juguetes como cuando los tomaba. Si le gustaba mojarse con la lluvia o si tomaba sol en verano. Que cosas le gustaba comer.  Ahí me costó contarle que al Paco le gustan mucho los caramelos, porque sé que les hacen mal. Pero el doctor me explicó que lo que a él le interesaba eran los gustos de Paco, más allá de si le hacen bien o no. Estuve como una hora hablando de Paco, conté cosas que realmente yo ni me acordaba, pero que el doctor, con su paciencia y tacto fue haciéndome acordar.  Me gustó mucho poder contar todo lo que me parecía sobre Paco y su enfermedad.”

“El hace más de dos años, que sufre de una alergia en la piel. Ya probamos de todo: antibióticos, corticoides, antimicóticos, antiseborreicos y sólo logramos mejoras transitorias. “
“Parece que todo empezó cuando nos mudamos y eso le afectó mucho a Paco. Pero ningún otro veterinario anteriormente le dio importancia al tema. Pero el homeópata sí. No solo le dio importancia, sino que a partir de esa circunstancia es que comenzó a armar el caso de mi perro, para encontrar el remedio, “su” remedio.”


Es que la homeopatía, me explicó el veterinario, se basa en el paciente. Se buscan las características psíquicas y físicas del paciente, sobre todo los cambios que hubieron desde que comenzó la enfermedad. También las causas aparentes de su enfermedad. Me contó que no solo los virus, las bacterias, los traumatismos son las causas de las enfermedades, sino también, la pena, la indignación, un susto, una mudanza que produce nostalgia, una bronca, una pelea, la muerte de alguien querido, los celos por el nacimiento de alguien o la entrada de otro animal. Y eso la homeopatía lo tiene muy bien estudiado y lo más importante: tiene el remedio para esas causas.  Así como hay antibióticos para tratar una infección, hay remedios homeopáticos para tratar estas alteraciones de conducta que producen enfermedades.

“Cuando el homeópata tiene un cuadro completo del enfermo, luego por medio de la computadora, busca el medicamento que tenga un retrato lo más parecido al retrato que de mi Paco y ese es el medicamento que hay que darle al paciente. Es por el principio de semejanza, según me explicó.



Luego de las preguntas, lo puso en la camilla y lo revisó de la nariz hasta el rabo en forma completa. Le hizo un raspado de alguna lesión para mandar al laboratorio, le extrajo sangre para una rutina, importante debido a la edad de Paco (es viejito y tuvo que soportar muchos remedios en los últimos años). Le escuchó el corazón y los pulmones. Es decir que le hizo una revisación completa.  Luego me dijo que iba a estudiar el caso y me daría el remedio al día siguiente. “
Esta parte sí que me sorprendió. “Iba a estudiar el caso”.  Es decir que con todos los elementos que obtuvo en la entrevista y revisación, los iba a ordenar, a cotejar con la computadora y consultar algunos libros y recién después que estuviera seguro, me daría el remedio.


“Ahora entiendo porque los honorarios son más elevados que el común, es que el tiempo y la dedicación que le brindó a mi pobre Paco fueron mucho más que lo de un veterinario común.
Para finalizar. Hace ya seis meses que Paco toma los remedios homeopáticos, al principio se agravó un poco de la piel. Le picaba más, le salieron más de granitos.  El doctor me explicó que es el proceso de depuración y que era muy bueno, porque quería decir que el remedio era el correcto, y esa agravación le pasaría en poco tiempo. Efectivamente a la semana, ya estaba bien, y comenzó a mejorar tanto de la piel, como de su estado de ánimo, parece un cachorro. Estoy muy contenta de haber seguido el consejo de mi vecina. Hoy Paco está feliz y yo también. Voy una vez al mes, para que el doctor haga los ajustes que necesita, pero ya me dijo, que pronto lo dará de alta.”

“La señora del 5to J me dijo, que leyó que la  homeopatía no era científica, que los medicamentos homeopáticos actúan por efecto placebo. Yo le pregunté al Dr. y me dijo, que otro día me iba a explicar bien cómo funcionan, pero que la prueba sobre la efectividad de la homeopatía la tenía con la evolución de Paco.  Tiene razón, no sé si Paco se curó por efecto placebo, pero lo que no pudo el corticoide, ni el antibiótico, si lo pudo la homeopatía.”
Firmado: Doña Rosa

Comentarios

Entradas populares